Monday, March 03, 2008

Alférez José María Sobral: primer argentino que invernó en la Antártida





PRIMER ARGENTINO QUE INVERNÓ EN LA ANTÁRTIDA
El primer Antártico Argentino, que invernó por primer vez en la historia en el Continente Antártico, es el entonces Alférez de Navío D. José María SOBRAL, quién permaneció en esas gélidas latitudes durante dos años consecutivos.
Había nacido el 14 de abril de 1880 en su casa natal, que se conserva aún en la calle San Martín 633 de Gualeguychú, provincia de Entre Ríos, y falleció el 14 de abril de 1961.Una curiosa coincidencia signó su destino, nació y murió, después de haber vivido 81 años el 14 de abril, fecha que se recuerda el Día de las Américas.Era hijo del escribano Enrique Sobral y de la señora Maria Luisa Iturrioz. Fue el mayor de una familia de ocho hermanos.En el año 1895 ingresó en la Escuela Naval y egresó como Guardiamarina (Promoción N° 24) en agosto de 1898. Efectuó el primer viaje de instrucción en la fragata Sarmiento que duró 22 meses entre 1899 y 1900.Entre 1901 y 1903 participó en la expedición polar del Doctor Otto Nordenskjöld que quedó aislada en la Antártida durante dos años y que finalmente fue rescatada por la corbeta Uruguay en noviembre de 1903.En el año 1904 pidió la baja de la Armada y viajó a Suecia para estudiar geología en la universidad de Upsala donde se doctoró en el año 1913. En el año 1906 (06-SEP-1906) se casó con Elna W. Klingström; con ella tuvo nueve hijos (cuatro suecos y cinco argentinos).En 1914 regresó al país. Fue el primer geólogo argentino con título universitario y el mejor petrólogo a nivel mundial de su época. A su regreso al país en el año 1914 ingresó en la Dirección General de Minas e Hidrografía donde en 1924 llegó a ser Director General.En 1930 fue nombrado Cónsul General en Noruega y a fines de 1931 ingresó como geólogo en YPF (Yacimientos Petrolíferos Fiscales) donde se jubiló en 1935.Desde entonces y hasta su muerte en el año 1961 continuó recorriendo el país haciendo estudios geológicos y dando conferencias sobre esos temas. En todos estos años no olvidó la Antártida sobre la cual siguió investigando y en sus conferencias al respecto siempre sostuvo la necesidad de su ocupación pacífica, tanto del continente antártico como de los archipiélagos subantárticos.Fue autor de importantes libros, entre ellos, El Futuro de Nuestra Armada, Problemas de los Andes Australes, Sobre Cambios Geográficos, La Frontera Argentino-Chilena en el Canal de Beagle y Dos años entre los hielos; donde concluyó esta última obra con estas palabras : "El hombre nunca debe contentarse con la victoria adquirida; el éxito no solo no debe ofuscarle sino que debe darle nuevo aliento para atacar lo más difícil, porque precisamente en eso se encuentra el placer de la vida.”
INVERNADAS DEL ALFÉREZ SOBRAL

(Expedición del científico Otto Nordenskjöld 1901-1903)
Los Congresos Geográficos Internacionales de Londres (1895) y Berlín (1899) estimularon la realización de una gran expedición internacional a la Antártida. En ese marco, Argentina se encargaría de la instalación de un observatorio magnético y meteorológico en la Tierra del Fuego para apoyo de la expedición antártica internacional.
El geólogo sueco y experto polar Otto Nordenskjöld organizó una expedición particular para investigación en la península antártica. La expedición fue apoyada por Argentina que le proveyó víveres y provisiones, a cambio que admitieran que un representante del gobierno nacional se sumara al grupo a instancias del Perito Francisco Moreno. El elegido fue el Alférez de Navío D. José María Sobral, joven que actuaría como observador meteorológico.
En Febrero de 1902, Nordenskjöld, Sobral y cuatro compañeros desembarcaron del navío "Antarctic" en la Isla Cerro Nevado muy cerca de la actual Base Marambio, donde armaron una casilla de madera prefabricada en Suecia. Allí permanecieron durante todo el invierno efectuando observaciones meteorológicas, estudios de magnetismo, trabajos de biología y reconocimientos geológicos.
Entre las tareas desarrolladas, el grupo realizó una expedición hasta las proximidades del Circulo Polar Antártico. Durante esta excursión los expedicionarios caminaron más de 600 kilómetros en territorios desconocidos para el hombre. Luego de un invierno de intenso trabajo, los hombres esperaban la llegada del "Antarctic", buque que los llevaría de regreso. Sin embargo, el barco había sido atrapado por el hielo.
Cuando el Antarctic navegaba para buscar a los invernantes a principios de 1903, naufragó en el mar de Weddell. Luego de un penoso invierno, el 8 de noviembre de ese año una misión argentina de salvamento dirigida por el Teniente Julián Irízar, a bordo de la Corbeta "Uruguay" rescató al contingente, ubicándolos en la actual Pingüinera de la Isla Marambio (ex Seymour) y lo llevó de regreso a Buenos Aires.
A esta casilla considerada monumento histórico, se le realizan periódicamente trabajos de restauración y conservación, colaborando con la preservación del patrimonio cultural de la humanidad, a cargo en la actualidad del curador del Museo Antártico Argentino, dependiente del Instituto Antártico Argentino, Dr. Ricardo Capdevila, quién ha trabajado en el lugar y realizado importantes publicaciones junto al Licenciado Santiago Mario Comerci.

1 comment: